ESTOS NO CAMBIAN (microrrelato)

A grandes zancadas sobre las olas, consiguió zafarse de la lancha guardacostas. Jadeante, se acarició la barba y negando con la cabeza decidió que sería mejor esperar dos mil años más.

caminando sobre el agua

Anuncios